5 lugares históricos de la ciudad de Santa Cruz

1. La Catedral Metropolitana de Santa Cruz

La Catedral de Santa Cruz, Basílica Menor de San Lorenzo, es una de las obras más grandes del oriente boliviano. Su construcción demoró poco más de un siglo y, según los expertos, para su edificación se trajeron materiales desde distintas partes del mundo.

Fue diseñada por el arquitecto francés Felipe Bertres en 1845, modificada a un estilo neoclásico por el galés León Musnier y concluida en 1915 por el italiano Víctor Querezolo. Construida enteramente de ladrillo y cal. En el altar principal, parte de la cubierta original fue tallada en plata en la Misión Jesuítica de San Pedro de Moxos, y tiene cuatro altos relieves esculpidos que fueron traídos también de la misma Misión.

Lleva el nombre de San Lorenzo de la Frontera en honor a él, como fue conocida desde entonces la ciudad de Santa Cruz luego de ser movida del lugar original de su fundación.

En 1968 el Padre Carlos Gericke Suárez, rector de la Catedral, junto a un grupo de arquitectos (Antonio Marco, Marcelo Franco, Humberto y Mario Ribera) llevó a cabo una obra de restauración en la ornamentación externa del templo que había sido cubierta por mucho tiempo por una capa de cal y arena. El propósito inicial era su restitución, pero el grupo prefirió dejar el ladrillo expuesto, impresionados por el efecto logrado.

En la visita del Papa Juan Pablo II, en 1988, se le otorga el rango de Basílica Menor de San Lorenzo.

2. El Cristo

El Cristo Redentor fué inaugurado para el IV Congreso Eucarístico Nacional que se celebró en Santa Cruz del 8 al 15 de Agosto de 1.961.  Fué construido en la ciudad de La Paz por el escultor Emiliano Luján Sandoval.   El monumento fue realizado en bronce en la ciudad de La Paz, luego el escultor la trasladó a Santa Cruz por tierra en dos piezas que luego fueron soldadas. Tiene una altura de 7.5 metros .

Todos los cabildos cívicos y celebraciones regionales se llevan a cabo a los pies del Cristo Redentor y con su bendición, pues Santa Cruz es un departamento de Bolivia profundamente creyente.

3. Parque El Arenal

Según cuentan varios historiadores cruceños, la laguna del Arenal fue durante el siglo XIX y parte del XX, un estanque natural y un recolector de aguas pluviales, situado entonces en los límites de la ciudad. El lugar era en aquella época, un espacio de recreo donde los niños acudían a nadar y pescar y las mujeres a lavar ropa. Allí también abrevaban los sedientos bueyes, caballos y mulas que aprovisionaban la ciudad desde las provincias vecinas.

Se convirtió en los años 70 en uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Actualmente también se encuentra en el parque el Museo de Historia Etnográfica donde se expone la cultura de los grupos étnicos de las distintas regiones de Santa Cruz.

AdobeStock 515523243

4. Mercado Nuevo

El mercado Seccional Sucre, más conocido como Mercado Nuevo, desde 1943 es el más limpio, ordenado y sin vendedores ambulantes a su alrededor, lo cual llena de orgullo a sus 135 asociados y a los vecinos de las calles Sucre y Cochabamba.

A iniciativa del alcalde de la época, Edmundo Roca Arredondo, fue construido este nuevo centro comercial porque La Recova había quedado chica para albergar a los productores de artículos de primera necesidad que abastecían a los 35.000 habitantes de la pequeña capital cruceña.

Los carretones llegaban desde El Palmar trayendo carne, y desde Cotoca con frutas y granos como arroz y maíz.

La identidad de la cocina típica de Santa Cruz de antaño aún se conserva en el Mercado Nuevo, ubicado en la esquina de las calles Sucre y Cochabamba, considerado junto a La Recova como pionero en su género y único en la ciudad.

El aroma de sus comidas, bebidas y horneados atrapa como un anzuelo a propios y extraños que llegan en gran número a degustar un pedacito del verdadero sabor camba. La amabilidad de su gente deja encantados y llenos de alegría a los comensales que visitan el lugar día a día, entre ellos extranjeros, personalidades políticas, cívicas, religiosas y sociales.

5. Museo El Altillo Beni

Esta vieja casona ubicada en la Calle Beni, entre las calles Bolivar y Sucre tiene más de 170 años de antigüedad.

Por muchos años fue vivienda de la familia Arenales, desde 1915. Después se dividió entre algunas oficinas de abogados y tiendas alquiladas. Hasta que en el 2009 se comenzó el proceso para convertirla en un espacio abierto para la ciudad.

Actualmente se la considera un símbolo patrimonial y un referente de la arquitectura cruceña del siglo XIX, por sus elementos originales propios de esa época, como horcones y capiteles de madera, tejas musleras, muros de tabique y puertas y ventanas con balaustres. En su interior aún se conserva un patio lleno de plantas propias de la región tales como guapurú, guayabo y otras.

En septiembre te invitamos a visitar estos y otros lugares históricos de nuestra Santa Cruz.

Si quieres conocer más sobre nuestros blogs, haz clic aquí.

facebook 4social medialinkedin 2 1 youtube a color

Artículos Relacionados